Notas de Prensa

El Bauhaus surgió de la mano de Walter Gropius, quien fundó en el año 1919 un instituto de diseño ante la necesidad de reconstruir Alemania. Su teoría principal consistía en que el diseño debía ser funcional y estético. “Es mucho más que un estilo, es un concepto con respecto a la forma de crear”, explica Sofía Iogna, diseñadora de interiores y una de las dueñas de Meta. “Este movimiento propugnaba una síntesis entre la formación artística- intelectual y lo práctico-artesanal”, detalla.

Desde hace siete años, junto a su marido Damián Picech -también diseñador-, diseñan y fabrican muebles inspirados en este concepto. “A nuestro emprendimiento lo llamamos Meta, que es la definición de una idea y la posibilidad de concreción”, detalla.

Informe Especial - Bodegas

Se puede diseñar un espacio especial para guardar los vinos de manera subterránea o adaptar un ambiente para este uso. También existen muebles climatizados listos para usar.

 

De aficionados a sommelier, la posibilidad de una bodega en casa atrae cada vez más adeptos. Sucede que, para los vinos, el lugar de guardado es casi tan esencial como su cosecha o su modo de estacionamiento. Por eso, según el presupuesto y el espacio, las opciones son múltiples: cavas propias, rincones reservados para este uso o, incluso, ambientes destinados a guardar el vino. Pero, en cualquier caso, con una serie de requisitos que deben cumplirse siempre

 

De Profundidades y Reflejos

Para iluminar rincones, ampliar ambientes o como revestimiento, los espejos tienen una magia especial y la virtud de ampliar espacios; un dato: no obstaculizar el flujo del Chi.

luminar los ambientes, reflejar algo interesante, ampliar el espacio, destacar un estilo, son algunas de las posibilidades que nos ofrecen los espejos en una casa. Hay espejos para soñar con Alicia en el País de las Maravillas, espejos de colgar, de pie y también como revestimiento de una pared o un cielo raso; pueden acompañarse con un brillante marco metálico, bien moderno, o si se prefiere, ser ovalados, con dorado a la hoja y molduras, más clásicos; también hay magníficos biselados que resultan de gran elegancia y nunca pasan de moda.